Aplicación de las normas laborales a través de los acuerdos de libre comercio de la UE

21.03.2019

por Giovanni Gruni (18 de febrero de 2019, Equal Times)
por Giovanni Gruni (18 de febrero de 2019, Equal Times)

Los acuerdos de libre comercio han suscitado una enorme controversia sobre las cláusulas que permiten la impugnación por parte de las empresas. Pero pueden utilizarse para hacer cumplir las normas laborales.

La Unión Europea es un actor internacional extremadamente activo en el ámbito del comercio, que participa ampliamente en la negociación y celebración de acuerdos de libre comercio (ALC) con los países socios. Muchos de ellos, como el CETA con Canadá, el ahora abortado TTIP transatlántico o el ALC UE-Japón, fueron noticia y estimularon un intenso debate social.

Todos los acuerdos de libre comercio de nueva generación incluyen una cláusula de desarrollo sostenible que promueve, entre otras cosas, un conjunto de normas laborales, así como convenios de la Organización Internacional del Trabajo. Por ejemplo, la mayoría de los ALC de la UE contienen disposiciones para proteger el derecho a la negociación colectiva y la libertad de asociación, e incluso para prohibir la discriminación en el lugar de trabajo. La aplicación de la legislación ha sido objeto de un debate institucional y político, y el Parlamento Europeo ha pedido durante años una mejor aplicación de las disposiciones medioambientales. El presidente francés, Emmanuel Macron, y la coalición gobernante alemana, entre otros, también han pedido obligaciones más estrictas y una mejor aplicación.

El 17 de diciembre de 2018, por primera vez en la historia, la Comisión Europea solicitó la celebración de consultas con un Estado socio, Corea del Sur, por incumplimiento de una obligación laboral en un ALC de la UE. Se trata de un hecho positivo, que se produce casi diez años después de la entrada en vigor del acuerdo y del prolongado fracaso del socio asiático de la UE a la hora de ratificar y aplicar cuatro de los ocho convenios fundamentales de la OIT.

Normas laborales

Pero todavía queda mucho camino por recorrer para reequilibrar la discrepancia entre la aplicación de las normas laborales y las demás obligaciones, relativas al comercio, la inversión y la propiedad intelectual, contenidas en los ALC de la UE. De conformidad con el Reglamento sobre obstáculos al comercio de la UE, las empresas de la UE pueden presentar una denuncia ante la Comisión Europea cuando un país no respeta una obligación en virtud de un acuerdo de este tipo. Esto da lugar a una investigación de la Comisión y puede dar lugar a una serie de acciones contra el Estado en cuestión. Este sistema permite a las partes privadas participar activamente en la aplicación de los compromisos contraídos en virtud de los ALC, aunque tiene la ventaja de permitir la aplicación a nivel de la UE antes de poner en marcha el mecanismo de solución de controversias internacionales más oneroso y diplomáticamente cicatricial que figura en el propio acuerdo. Sin embargo, las normas laborales y las obligaciones medioambientales están ahora excluidas del conjunto de derechos que se pueden hacer cumplir a través del Reglamento sobre obstáculos técnicos al comercio.

Este es el caso incluso cuando los ALC de la UE ya contienen obligaciones precisas de ratificar y aplicar los convenios pertinentes de la OIT, incluidos los relativos a las normas fundamentales del trabajo. Esta situación perjudica en gran medida la capacidad de la UE para mantener las normas laborales y deja sin resolver la mayoría de las violaciones laborales.

En un documento reciente, Marco Bronckers y yo presentamos una propuesta para permitir que se apliquen las normas laborales, a través de un procedimiento privado de denuncia en virtud del Reglamento sobre obstáculos al comercio, ante la Comisión. Esto proporcionaría a los interlocutores sociales representativos la legitimación necesaria para presentar una denuncia cuando un Estado incumpla una obligación laboral en un ALC de la UE.

Sólo cuando el procedimiento a escala de la UE no condujera al cumplimiento, preveríamos un sistema de adjudicación por parte de terceros en toda regla en el propio ALC. En caso de violaciones persistentes, también proponemos un sistema de sanciones financieras y comerciales, como último recurso, que no está disponible en ninguno de los acuerdos de libre comercio de la UE.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha reconocido que las normas laborales en los ALC de la UE forman parte integrante de la política comercial de la UE y tienen el mismo rango jurídico que cualquier otra obligación en materia de ALC. Al permitir la aplicación de las normas laborales a través de un procedimiento privado de denuncia, la UE aumentaría la coherencia entre su política comercial y sus políticas sociales y de derechos humanos, según lo dispuesto en el artículo 21 del Tratado de la Unión Europea. Además, dotaría a las normas laborales de la misma capacidad de aplicación que las demás obligaciones contenidas en los ALC de la UE.

Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator