Home Actualidad El papel del sector privado en las políticas de cooperación al desarrollo en AL y el Caribe
El papel del sector privado en las políticas de cooperación al desarrollo en AL y el Caribe

¿Qué pasa cuando los recursos de cooperación son gestionados por grandes empresas?

En los últimos años hay una presión creciente para que el sector privado tenga más acceso a los fondos públicos de cooperación. Sin embargo, muchas veces se observa que los fondos de la cooperación se utilizan en beneficio de privados, en particular grandes trasnacionales cuyos objetivos poco tienen que ver con el de avanzar hacia un desarrollo sustentable.

En este marco, el nuevo estudio de la Confederación Sindical de las Américas (CSA-CSI) analiza los impactos de proyectos de cooperación gestionados por grandes empresas en Perú, Haití, Colombia y El Salvador. A partir de estos casos concretos, muestra los límites y riesgos de la privatización de la cooperación y provee argumentos para defender la cooperación como política de Estado, así como para exigir mayor transparencia y rendición de cuentas de parte del sector privado a la hora de gestionar fondos públicos.

El estudio se encuentra disponible en español e inglés.

Introducción:
En los últimos años hay una presión creciente de distintos países, agencias y actores de la cooperación para dar un mayor peso al sector privado dentro del diseño y el acceso a los fondos de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). Tanto en las discusiones sobre la Financiación para el Desarrollo (FpD) como en las negociaciones del marco post-2015, éste se ha convertido en uno de los principales temas de la agenda política.

Uno de los argumentos que sustentan esta idea es que una mayor participación del sector privado brindaría la posibilidad de aumentar los fondos destinados al desarrollo. Se desprende que, para poder cumplir con los objetivos del desarrollo, la comunidad internacional "necesita" del sector privado. Por otra parte, el fortalecimiento del sector privado en los países receptores de la ayuda contribuiría a dinamizar la economía y el desarrollo local.

Aunque discutibles, estos argumentos podrían ser válidos. Sin embargo, lo que se observa en la práctica es que muchas veces las estructuras de la cooperación y fondos declarados como AOD acaban siendo utilizados en beneficio del sector privado, en particular grandes empresas trasnacionales, a través de diversos mecanismos: subsidios directos o indirectos, promoción de la privatización de servicios, contribución a mejorar la imagen de determinadas compañías, facilitación de acciones de lobby frente a gobiernos, entre otros.

En las páginas que siguen se analizan cuatro casos en los que la cooperación internacional con países de América Latina ha seguido alguno o varios de estos mecanismos para beneficio de determinadas empresas trasnacionales

▀ Perú "la cooperación de Canadá (CIDA) alineada con los intereses de la gran minería trasnacional (Barrick Gold, Río Tinto y otros)"
▀ Haití "cooperación internacional de diversas agencias (BID, USAID y otros) que favorecen a maquilas textiles, en particular a la Surcoreana S&H Global"
▀ Colombia "proyectos de cooperación de España (AECID) vinculados a la empresa Aguas de Barcelona"
▀ El Salvador "las relaciones entre la cooperación de EEUU (USAID) y Walmart"

A través del análisis de estos casos, se documentan ejemplos concretos sobre cómo se articulan distintos actores de cooperación y el sector privado, mostrando la verdadera intencionalidad por detrás de las argumentaciones en favor de ampliar aún más el papel del sector privado en las políticas de cooperación al desarrollo. Asimismo, quedan señalados varios puntos de entrada e indicios sobre los que sería interesante ampliar la investigación a futuro.

El estudio se encuentra disponible en español e inglés.